“Soy un trabajador agrícola. Pedí ayuda porque yo me quedé sin trabajo en el 2017. Cuando trabajas en un rancho, si pierdes el trabajo, pierdes la casa también.

Viví con mi familia en la Casa Slocum por unos días en enero del 2017. Hay muchos trabajadores agrícolas como yo que necesitan el apoyo. Cuando nos lastimamos o nos enfermamos, no sabemos a donde vamos a ir. Muchos rancheros nos corren de la casa y nos despiden y tener un lugar seguro donde llegar temporalmente es una

bendición.

Tenemos de nuestro lado a mucha gente buena que nos apoya, no estamos solos y vamos a continuar dando espacio a la gente como yo que lo necesite. Por favor apóyenos para que la casa Slocum continue abierta para inmigrantes y trabajadores agrícolas.”